jueves, 24 de septiembre de 2009

Viviendo Mis Tiempos....

Vive el presente,Por que el antes ya pasó y el Mañana tal vez no venga... por eso Vive Cada Segundo Ardientemente, como si fuera el último de tu Vida.....
¿Cuántas veces amurallamos las puertas de nuestros corazones por miedo?
¿Cuántas veces decimos no a las mudanzas?
¿Cuántas veces cerramos los ojos para no ver la realidad?
¿Cuántas veces nos callamos por miedo a decir lo que precisaba ser dicho en “aquel momento tan especial”?
¿Cuántas veces bloqueamos nuestros sentimientos con recelo de amar?
¿Cuántas veces dejamos de ser quienes somos solamente para agradar a alguien que jamás nos entenderá?
¿Cuántas veces…?
Cuántas veces más podrá un ser humano continuar esta encrucijada cuyo camino ni el mismo sabe a dónde dará?
¿Cuántas veces agradecimos a Dios las oportunidades que tuvimos?
A veces sentimos, pero no conseguimos expresarnos…A veces lloramos, mas no lo conseguimos demostrar…En el tiempo pasado se nos proporcionó tantas maravillas, que muchas veces deseamos tenerlas nuevamente. Felizmente, cada hora tiene su propio tiempo y, gracias a dios, no se repiten, porque la vida es mucho más bonita y alegre cuando los momentos pasados fueron originales y sinceros. En las circunstancias pasadas, agradecemos las oportunidades, guardamos la felicidad en nuestros corazones. Para las tristezas hacemos una oración, las procesamos y nos reponemos, y con los sueños realizados cerramos los ojos, los vivimos profundamente, fuimos felices; y recordamos con alegría cada segundo.
Pero esos tiempos pasarán, y, tendremos que guardarlos. Y todas las veces que recordemos nos tentaremos a mirar con nuevas visiones, porque abriremos el baúl de nuestros recuerdos, y cada vez que lo hagamos nuestro crecimiento será mayor.
Porque en los instantes en que lo tengamos abierto viviremos nuevamente y haremos proyectos de qué haremos en el mañana.Y una vida sin proyectos y sin sueños no nos deja vivir el día de hoy de ninguna manera.El presente nos proporciona grandes, medianos y pequeños momentos; y debemos aprovecharlos al máximo.
Cabe a cada uno de nosotros, clasificarlos, admirarlos o apagarlos. En el presente, la vida apenas pide ser vivida en “este instante”, y jamás tratemos de transferirlos o sentirlos como pasado, mucho menos sufrir ansiosamente por los momentos que vendrán en el futuro… El presente es el tiempo que más vive en nuestras mentes, corazones y almas.
Las ansiedades por el próximo día, la perspectiva por las nuevas metas a realizar, el beso deseado, el sueño alcanzado, todas esas metas, debemos dejárselos y pedirle a dios que traiga los mejores momentos para nuestras vidas y de esa forma nuestro baúl de tesoros estará cada día más lleno de cosas bellas para evocar.